Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web


Testimonio historico juridico sobre el 3 de diciembre

“El tiempo es tardanza de la verdad; Dios es la justicia”

¿QUE OCURRIO EL 3 DE DICIEMBRE?

1- ¿Fue un intento de golpe de estado?

RESPECTO DE LA CALIFICACION DEL PRONUNCIAMIENTO COMO “INTENTO DE GOLPE DE ESTADO Y DESESTABILIZACION DE LA DEMOCRACIA”

Esta imputación es falsa. Así lo dijo la Excelentisima Cámara, respecto del 3 de diciembre de 1990, al encarar la calificación legal del hecho (Parte V), y es así que, a fojas 2842 vta., podemos leer: “... no (ha quedado acreditado) así, que se pretendiese un golpe de estado, mediante el derrocamiento de algunos de los poderes públicos del gobierno nacional, ni mucho menos que se obrara con el fin de cambiar de modo permanente el sistema democrático de gobierno, extremos que no encuentran sustento alguno en las constancias Fácticas de este juicio...”

2- Si no fue un intento de golpe de estado. Cual fue la finalidad del Pronunciamiento.

La Justicia Militar pudo percibir que todos los movimientos militares a partir de 1987 fueran actos de resistencia a una política de destrucción de la F.F.A.A., instrumentada deliberadamente desde el Poder Político con el consentimiento, complicidad o al menos pasividad, de sus mandos superiores.

Así, lo dijo el Fiscal General del Consejo Supremo de las F.F.A.A., Gral Carlos Horacio DOMINGUEZ, al solicitar la Pna de Muerte para el Cnel. M.A.SEINELDIN y varios de sus jefes en su requisitoria del 18 de diciembre de 1990.

“...Si la dirigencia política nacional... prosigue su irracional hostilidad y rencor hacia sus F.F.A.A. y si continua sembrando discordia interna en el ámbito castrense y si los propios mandos militares no modifican las graves intolerancias que signaron muchos de sus pasos puedo asegurar al Tribunal que el inmenso dolor de estas muertes habrá sido inútil y el Ejercito estará perdido para siempre...”

Cabe destacar que, pese a haber pedido la Pena Máxima -fusilamiento- para los principales responsables, la osadía de su objetividad -dictamen citado-, la valentía de la verdad de su planteamiento y el llamado de atención patriótico a sus superiores y diligencia política, le valió al señor General Don Carlos Horacio DOMINGUEZ, no una felicitación por su idónea tarea profesional en juzgar los hechos sino su retiro inmediato de las filas activas del Ejercito Argentino ¡Honor a él!

3- ¿Qué expresó la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre el pronunciamiento militar?

Apenas producidos los acontecimientos, se planteó un problema de competencia entre la Justicia Federal y la Justicia Militar, ya que ambas entendían tener jurisdicción para juzgar los hechos.

Esta diferencia fue rápidamente resuelta por la “Corte Suprema de Justicia de la Nación” que por resolución de fecha 27 de Diciembre de 1990, dio competencia al “Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas” para juzgamiento del personal militar imputado.

Cabe acotar lo Siguiente:

La inmediata decisión asumida por la Corte Suprema de Justicia de la Nación responde a la intencionalidad política del Presidente Menem, quien expresó públicamente –A Degüello -.

No olvidemos que para este tipo de delito militar corresponde la pena máxima de - Fusilamiento -, tal como ocurrió con el Dictamen del Fiscal del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

4- Motivaciones de los participantes en el “Pronunciamiento Militar”

“...Desde esta óptica, los sucesivos alzamientos militares, desde la –Semana Santa- de 1987, habrían constituido otros tantos intentos por revertir la situación militar, llamando la atención al poder político sobre el estado crítico de la Fuerza ante la inactividad y falta de legitimidad de los oficiales superiores que la conducían. Se sostuvo largamente durante la audiencia que cada una de estas crisis militares fue concluida mediante una serie de pactos o acuerdos con el poder político y el generalato, cuyo posterior incumplimiento fue, a su vez, el desencadenante de las siguientes”.

La abundante prueba testifical producida- en algunos casos avalada por prueba instrumental ha sido conteste, salvo contadas excepciones de protagonistas marcadamente comprometidos con los hechos, en la real existencia de aquel compromiso. (Gral. -R- Heriberto AUEL, Tte. Cnel. –R- Julio Vila Melo, Tte. Cnel. –R- Aldo Rico, Cnel. –R- Florentino DIAZ LOZA, Cnel. –R- Jorge TOCCALINO, Cnel. –R- Jorge COVASIVICH, Tte. Cnel. –R- Enrique Aníbal SOLARI, Gral. –R- Pablo SKALINI, entre otros) . Su total o parcial incumplimiento constituye, sin duda, la motivación básica de los hechos, en tal sentido, habrá de ser ponderado al momento de la individualización de las penas en tanto las respectivas escalas así lo posibiliten...” -A fojas 2848 según lo dictaminado por la Cámara Federal.

De la permanente actitud conciliadora del Cnel. M. A. Seineldín y sus seguidores: a fojas 2872 y 2872 vta.:

“...Si unánimemente los encausados han protestado que actuaban –y actuaron antes -, en defensa del honor militar, del respeto a la institución que integran y sus principios, si han sostenido que sus determinaciones se fundaron en el ejercicio arbitrario del mando por parte de los superiores jerárquicos apartándose de tales códigos de conducta, si se han recibido en la audiencia reiterados testimonios corroborantes de la invocación permanente de esos ideales por parte de los sublevados- antes, durante y después de los hechos -, si también hemos escuchado testificar a varios Generales de la Nación acerca de la actuación de la Justicia Militar, corroborando aquellas protestas (ver, v.gr. lo declarado por los Gral. (R) VILLEGAS; CACERES; BUASSO Y CATTANEO; entre otros), no pueden dejarse de lado esas causas al tiempo de graduar la sanción aplicable...”

V- Calificación del pronunciamiento como “hecho sangriento producido por un grupo de violentos e irracionales”.

Algunas de las calificaciones más usadas para referirse al Pronunciamiento del 3 de diciembre de 1990, son las de sangriento, violento o irracional. Para clarificar este tema, es también conveniente remitirnos a las actuaciones de la Cámara Federal, en su juicio a quienes encabezaron estos hechos.

A. ¿QUIENES PRODUJERON EL DRAMAMIENTO DE SANGRE?

Comenzaremos analizando las circunstancias en que se produjeron las 15 muertes acaecidas en aquella jornada (aunque no todas fueron motivo especifico de investigación en el juicio en cuestión).

1. MUERTES

CONSECUENCIAS FATALES

a) Muertes del Tcnl. PITA, el My. PEDERNERA y el cbo 1ro MORALES:

Permanentemente, son presentadas como un vil asesinato de los dos primeros, cuando los tres murieron en el mismo sitio y circunstancia. En los fundamentos de la sentencia la Cámara Federal en la foja 2743 Bis vta., expresa: “Ninguna de las declaraciones presentadas durante la audiencia, ni las prevenciones militares, como tampoco los peritajes médicos y balísticos, permiten una reconstrucción certera del modo en que se produjo ese derramamiento de sangre... casi todos los testigos que relataron haber escuchado los disparos de Plaza de Armas, manifestaron que correspondían a ráfagas y/o sonidos característicos del combate de encuentro”.

b)Muerte del soldado GOMEZ en Entre Ríos

En el punto 17 de la sentencia, la Cámara Federal resuelve: “Absolver al My. ( R) PEDRO EDGARDO MERCADO de la acusación de homicidio calificado (articulo 80, inc. 2 del Código Penal) en la persona del Soldado JAVIER HUMBERTO GOMEZ...”

Pese a ello la opinión publica se le continua diciendo falsamente que “... un Soldado Conscripto fue asesinado a quemarropa por tanquistas profesionales” que integraban una columna rebelde al mando del entonces My. PEDRO MERCADO”. En este sentido, los Camaristas expresaron, como resultado de las pericias practicadas. “...descartándose que haya sido con el arma aplicada o a quemarropa...” (foja 2781 y a foja vierten similar concepto). Así también, los últimos peritajes químicos realizados dictaminaron que, por el tipo de arma y proyectil utilizado, y la ausencia de vestigio de pólvora y fósforo en el cuerpo, el disparo debió efectuarse a una distancia superior a los 100 metros. Es de hacer notar que los supuestos responsables de tal hecho se hallaban alrededor del Soldado, siendo que en la dirección desde donde se supone provino el disparo y a la distancia mencionada, solo había tropas leales.

c) Muerte del Soldado GRECO en Palermo

Paradójicamente, casi no ha trascendido a la opinión publica las lamentables circunstancias de esta muerte, pero de las constancias del juicio, fue muerto por accidente entre las tropas leales, después de terminada la represión en Palermo.

Pero mas importante aun, es la declaración del Tte. 1° VILA MELO, integrante también del Regimiento 7, que al explicar las circunstancias en que se produjo tan lamentable muerte, como consecuencia de un disparo de ametralladora MAG efectuado accidentalmente, atribuyo las causa a la falta de instrumentación en el manejo de las armas básicas de Infantería, por las falencias presupuestarias que afronta la Fuerza.

d) Víctimas civiles por accidente en Boulogne

No fue motivo especifico de investigación en el juicio de la causa “BARALDINI y otros”. La única declaración depuesta por un testigo civil al respecto, adjudica la responsabilidad a un tanque leal. Los testigos militares de la fiscalía no son claros en ese punto, y resulta sugestivo que el presunto blindado que colicionara con el colectivo, haya sido reparado sin dejar constancias, ni dar participación a la justicia.

e) Muerte del Sargento VERDES

Este hecho es silenciado ostensiblemente, pues el Suboficial pertenecía a la fracción que ocupo el Edificio Libertador. Fue muerto por un francotirador apostado en los edificios ubicados frente al EMEGE, luego de producida la rendición en el atardecer de 3 de diciembre de 1990. Las fuerzas leales abrieron fuego contra la ambulancia que acudió a socorrerlo, hirió a dos paramédicos que quisieron evacuarlo, impidiendo tal actividad. Luego de producido el deceso, también dispararon contra el entonces Coronel (hoy 2° JEMGE) LAIÑO, integrante de las fuerzas leales que intentaban acercarse al lugar del hecho. En este caso, hay material documental fílmico que registro lo detallado, el que esta siendo objeto de evaluación en el juicio civil que llevan adelante los deudos del Suboficial, amen del testimonio del propio LAIÑO, de los paramédicos heridos y del periodismo interviniente.

f) Muerte del ayudante de 1° MIERES y del Ayudante de 3° ACOSTA, pertenecientes a la PNA

No obstante lo sugerido, de las pruebas arrimadas a la causa, hasta el momento, se desprendería que las muertes en cuestión habrían sido producidas por disparos provenientes del edificio “Guardacostas que, una vez mas podemos decir, paradójicamente, estaba ocupado por personal a cargo de la represión.

g) Muerte del Cnel. ROMERO MUNDANI

De las constancias del juicio, surge que el Cnel. ROMERO MUNDANI – Oficial Ingeniero Militar, del Arma de Artillería, de notable trayectoria profesional (Investigador científico especializado en misilistica), veterano de Malvinas y próximo a ser ascendido al grado de General -, fue el responsable de la ocupación de la Fabrica Militar “Tanque Argentino Mediano” (TAMSE), con la misión de negar al oponente el empleo de la gran cantidad de blindados que allí había y, eventualmente, operar, con otros blindados que se recibían desde Campo de Mayo, en apoyo de sectores que así lo requiriesen para incrementar su capacidad de disuasión.

Apreciando que la cerrada negativa a toda posibilidad de dialogo y las muertes de Palermo, había llevado la situación a un punto de no retorno, comprendió que si se quería revertir la situación, el único camino que quedaba era marchar con sus fuerzas blindadas sobre la Casa de Gobierno, lo que significaba sobrepasar el limite autoimpuesto. (Los expertos militares que declararon en el juicio, fueron coincidentes en reconocer que no poseían fuerzas para oponerse a un desplazamiento de tanques sobres la Capital Federal).

Esto hubiera implicado un Golpe de Estado, y ello estaba totalmente fuera de los objetivos de los sublevados, que se habían alzado para hacer cumplir la Constitución y no para violarla.

Para preservar la vida de los hombres que voluntariamente lo habían seguido, decido abandonar la Fabrica de Boulogne para deponer la actitud alejado de las fuerzas represoras. Sabia que el “ a deguello ” presidencial podía complicar la ruptura del cerco que le habían establecido y, pese a ello, ordeno (como claramente sugirió en el juicio y en las constancias de la misma realidad) no responder, en zonas pobladas, al fuego de los cañones leales al gobierno con los cañones de sus tanques, protegiendo así vidas y propiedades ajenas a la confrontación.

Luego de concretada la ruptura del cerco y de haber impartido las ordenes que posibilitaran, en la medida de lo posible la máxima preservación de sus hombres, seguramente recordó lo que muchas veces se le escucho decir después de Malvinas: “No he de volver a rendirme”. Posiblemente halla pensado, también, en que en esta época de confusión, donde todo parece tener un precio, era necesario un testimonio inequívoco respecto de que en las postrimerías del año 2000 aun hay valores por los que vale la pena vivir, luchar y morir. Y fue así, como, a bordo del tanque que lo transportaba junto a su hermano, el Cnel. ROMERO MUNDANI decidió poner fin a su vida, testimoniando con esta actitud la dramática necesidad de cambio de una Nación que también corre hacia su autoeliminacion.

2. HERIDOS

En principio, la gran cantidad de heridos que hubo durante los episodios del 3 de diciembre de 1990 deben ser analizados a la luz de lo expresado para el caso de los muertes, es decir, no son el fruto de una ocupación incruenta de instalaciones sino de una represión que, por negarse sistemáticamente a toda posibilidad de dialogo y pasar directamente a las acciones armadas sin ningún tipo de intimación previa (caso del ataque al Regimiento de Patricios por parte del Cnl. De La Cruz, cuya impericia fue claramente definida por la Cámara Federal, como ya hemos visto al analizar las muertes de PITA, PEDERNERA Y MORALES), termino en un baño de sangre.

También debe tenerse en cuenta la presencia de “francotiradores”, lo que será analizado en punto siguiente.

Por ultimo, si bien este tema no fue investigado en Cámara Federal, indirectamente se presentaron algunos casos en los que, generalmente, quedo claramente desmotado que las heridas fueron producidas por personal que actuaba en las fuerzas represoras.

Como algunos ejemplos podemos citar:

- Heridas a personal “paramédico” analizadas al tratar la muerte del Sarg. VERDES. Es importante destacar que, en este caso las mejores pruebas consistieron en videos de distintos medios periodísticos, generalmente presentados por la fiscalía donde no solo se ven los disparos sobre la ambulancia y los “paramédicos”, y la actitud de los numerosos periodistas presentes tomando cubierta ante los disparos, sino claras expresiones de algunos de ellos, indicando que los disparos provenían del Ministerio de Defensa.

- En otros videos presentados por la Fiscalía, el Ministerio Público pretendió demostrar la responsabilidad de los tanques que habían abandonado TAMSE, en las heridas recibidas por un camarografo de la televisión. Luego de presentado el vídeo (5 de julio), el My. ROMERO MUNDANI solicito ampliar su declaración a propósito de lo visto (11 de julio) y con un sencillo gráfico sobre un papel ficha (que fue agregado como prueba en la causa), demostró la imposibilidad de que esos disparos hubiesen podido provenir de las fuerzas rebeldes (ya sea de los tanques que abandonan la planta o del personal que permanecía en ella) al mismo tiempo que dejaba en evidencia la altísima probabilidad de que los disparos que causaron las graves heridas al periodista, provinieron del personal de las fuerzas “leales” que conformaban el cerco y disparaban absurda e indiscriminadamente con todo tipo de armas y calibres, como claramente se evidenciaba en el videos presentado por la parte acusadora.

3. PRESENCIA DE FRANCOTIRADORES

Sobre este punto dijo la Cámara Federal a fojas 2837 vta: “...Por último, respecto a la existencia de francotiradores, cabe señalar que dicho extremo ya ha sido tratado en su oportunidad teniéndose por acreditado sin prejuicio de los cuales no ha podido ser identificados en autos, el autor o autores de dicha acción...”

Si bien es cierto que en esa instancia de la investigación judicial no pudieron ser identificadas las personas que actuaron como francotiradores cabe todavía la pregunta: a que sector respondían estos hombres.

Acudiremos, para tratar de contestarla a declaraciones de testigos de la fiscalía pertenecientes a las fuerzas represoras y a las mismas consideraciones de la Cámara Federal en los fundamentos de la sentencia que venimos analizando.

Es así como, a fojas 2753, podemos leer: “... A continuación (de que el Capitán Breide, a cargo del Edificio Libertador, depusiera su actitud) y en momentos en que se efectuaba las medidas necesaria para efectivizar la rendición de la totalidad de los Suboficiales rebeldes presentes en el lugar... se inicio una serie de disparos produciendo en ese momento la muerte del Sgto. Daniel VERDES en el Puesto 1... En razón de ello se acerco al lugar una ambulancia para trasladar al herido diligencia que no pudieron llevar a cabo debido a los disparos que comenzaron a recibir tanto el móvil como su personal aparentemente de “francotiradores”. En ese momento uno de los camilleros fue herido debiendo quedar ambos en el lugar mientras la ambulancia se retiraba del lugar sin el herido...”

Por último, refiriéndose al momento en que ingresan al edificio los jefes leales que procedían a hacerse cargo del mismo, dice la Cámara Federal respecto del proceder de los sublevados a fojas 2753 vta: “...Un suboficial tomó al Cnel. LAIÑO y lo saco del vano de la puerta cubriéndolo de los disparos. Al Tcnl. MACEDRA le indicaron que se cubriera porque había francotiradores. Comenzaron nuevamente los disparos, aparentemente de FAL...”.

Y así, a fojas 2752 vta. Podemos leer: “...El Gral. De Brig. Aníbal Ulises LAIÑO y el Tcnl. Carlos Tomas MACEDRA, quienes intervinieron en la recuperación (se refiere al Edificio Libertador), estimaron que el fuego provino del edificio de Aerolíneas Argentinas o del Ministerio de Defensa...”

Pero podemos obtener un poco mas de luz sobre el tema, si recordamos las declaraciones de algunos testigos. El día 12 de junio, ante la Justicia Federal, el My. ( R ) GUGLIALMELLI, testigo de la Fiscalía expuso haber presenciado en el Ministerio de Defensa la orden impartida por el Almirante OSSES, jefe del Estado Mayor Conjunto de apostar francotiradores en el edificio. Esto no es todo, el Gral BALZA, admitido, en su declaración ante el Consejo Supremo de las F.F.A.A., haber ordenado tirar contra la ambulancia que intentaba evacuar al Sarg. VERDES (aun con vida), alegando haberlo hecho para evitar alguna eventual fuga en su interior.

Pero no solo en el Edificio Libertador hubo francotiradores, el 17 de mayo, el Tt. 1° MACIEL (que a ordenes del Cnel. DE LA CRUZ participo en el primer ataque al regimiento de PATRICIOS y donde las declaraciones de los mismos atacantes son contradictorias respecto de que fracción inicio el fuego), declaro que, cuando cruzaba la avenida para ingresar al Regimiento, recibió fuego por la espalda, es decir, desde el terraplén del ferrocarril que estaba fuera de la zona ocupada por los sublevados. Coincidente con esto, uno de los granaderos heridos en esta ocasión, presentaba el orificio de entrada en la espalda, lo que significaba que fue herido desde el mismo sector indicado por MACIEL.

También en TAMSE quedo clara la presencia de “francotiradores”, merced a declaraciones como las del Gral. ABRAMOR, que condujo la represión de este sector, y que el día 6 de junio decía ante la Cámara Federal: “...al ir a instalar la posición del mortero que abrió el fuego (a posteriori) sobre TAMSE, el personal recibió fuego de francotiradores que no provenía de TAMSE...”. El 17 de junio, el My. LATINO, perteneciente al Batallón de Arsenal 601 (fuerzas leales), expresaba ante el Tribunal: “...Alrededor de las 13.00 Hs. Vi disparos desde los techos del frente del cuartel, de la parte civil, se escuchaban disparos de 22 que tiraban sobre TAMSE. Eso a mi entender, fue lo que inicio la gran balancera que se produjo en TAMSE. Los disparos eran sobre TAMSE y sobre el Batallón...”

En este mismo sentido, el 7 de junio, el Tcnl. FIORI (fuerzas leales), declaraba ante la Cámara “... Hubo disparos de francotiradores entre, mas o menos, las 11 y las 14 y 30 horas...” y, en otro momento de su declaración, expresa: “... Hay disparos en diferentes direcciones, no muy ubicables, además se reciben disparos aislados desde casas cercanas al Batallón (se recogen plomos de 22)...”, a continuación, en un plano de la zona que le mostró la Secretaria de la Cámara, indico las casas desde donde se había recibido el fuego.

El My GUGLIALMELLI, en la declaración ya citada, que había concurrió a la zona de TAMSE enviado por el Ministro de Defensa, tuvo varios menciones en este tema en su declaración del 12 de junio, tales como: “...Puse en antecedentes al conductor que había “francotiradores, había tiros que no se sabia de donde venían...” o “...Los disparos, creo que venían de la guardería, o de algún sector del Barrio Santa Rita...”

Con la transcripción de estos apabullantes testimonios, máxime si se considera que no hemos tomado en cuenta los dichos de las defensas ni sus testigos, entendemos que podemos responder en parte la pregunta que nos hiciéramos. Los francotiradores, que en casi todos los casos iniciaron las acciones y produjeron muertos y heridos aun después de la rendición, en todos los casos actuaron desde posiciones en zonas ocupadas o dominadas por fuerzas leales, nunca pudieron entonces, pertenecer al sector sublevado.

En algunos casos, como en el Edificio Libertador, hay constancias (testimoniales y fílmicas) de que se trataba de fuerzas leales, en otros casos, pueden haber respondido a una “tercera voluntad”, interesada en llevar las acciones a un punto de no retorno, al que ninguna de las partes enfrentadas pareciera haber querido llegar. Esto hizo recordar al My. ABETE, en la Cámara Federal, la maniobra TATCHERIANA en MALVINAS que, cuando la paz parecía posible, ordeno hundir, fuera de toda lógica y norma de la guerra, al crucero GENERAL BELGRANO, con lo cual, la guerra fue inevitable.

B. ¿QUIÉNES FUERON LOS VIOLENTOS E IRRACIONALES?

La respuesta a esta pregunta surge solo a la luz de los hechos que hemos venido relatando en el punto anterior y, así podemos reflexionar:

1. El ataque al Regimiento de Patricios se levó a cabo en horas de obscuridad, sin establecer medidas de coordinación y control, y sin ningún tipo de intimación previa; el Tcnel. PITA y el My. PEDERNERA entraron al cuartel vestidos de civil y abriendo el fuego sobre los edificios ocupados por sus mismos subordinados, con el único fundamento que “teníamos que actuar rápidamente, pues, si se encontraban allí la mañana siguiente, se plegaría todo el Ejercito”. (Declaraciones del Cnel. DE LA CRUZ ya citadas y de todos los interviniese en el ataque). ¿Es esto racionalidad?

2. “Las tropas leales llegaron corriendo hasta la esquina, de improviso comenzaron a abrir el fuego sobre TAMSE, en cuya puerta había una gran cantidad de curiosos y periodistas entre los que cundió el pánico... Las tropas leales llenaron las calles con minas antitanque sin colocar ningún aviso ni personal que interrumpiera el tránsito, yo personalmente detuve varios vehículos particulares que se las ha hubieran en llevado por delante, pudo ser una tragedia... Después de que los blindados abandonaron TEMSE, cuando ya no había resistencia, las fuerzas leales comenzaron a disparar con morteros sobre la fábrica destrozando las instalaciones. Algunos disparos cayeron en casas civiles de la vecindad, tengo fotografías de todo lo que expreso... Cuando los tanques abandonaron la Planta, las tropas leales comenzaron a dispararles con todas las armas, incluso con los cañones de los tanques. La policía en vez de cortar el tránsito, también tiraba...”. Declaraciones de un reportero gráfico de la Editorial Perfil ante la Cámara Federal. ¿Es esto racional?

3) El 3 de diciembre de 1990 se tiró con Artillería sobre los cuarteles de Palermo. Para justificar el empleo de estas potentes armas en Bullrich y Santa Fe, en su declaración por escrito ante la Cámara Federal, el Gral. BALZA expresó: “...el empleo de artillería en combate en localidades es absolutamente lícito y conveniente...”, y por fundamentar sus dichos, anexó un documento de tres fojas con citas de la Historia Militar como el sitio de Stalingrado durante la 2da Guerra Mundial. ¿Es esto racional?

4) Refiriéndose al fuego que se efectuó sobre una ambulancia que concurrió a la puerta del Edificio Libertador para evacuar un herido grave, lo que trajo como consecuencia la muerte de este al no poder ser evacuado y heridas al camillero, el Gral. BALZA declaró en otro interrogatorio escrito “Ordené abrir el fuego para evitar que algún rebelde intentara escapar en su interior”. ¿Es esto racional?

5) En la audiencia del 8 de mayo de 1991, uno de los Camaristas preguntó al Gral. RUIZ PALACIOS si había dispuesto cortar el tránsito sobre la ruta que separa al Colegio Militar de la Nación del Batallón de Intendencia 601, antes de ordenar el fuego de artillería desde el Colegio sobre el Batallón, a lo que el General respondió: “No lo hice para poder mantener la sorpresa sobre el ataque” ¿Es esto racional?

6) El día 3 de diciembre de 1990, fueron volados varios puentes de uso civil en la Provincia de Entre Ríos, con la excusa de tener que detener la columna de blindados que avanzaba sobre la Capital Federal. En el diario de guerra del Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 121 (Gualegu aychú), donde quedó registrado el horario en que se efectuaron esas voladuras, consta que dos de esos puentes, fueron destruidos después de la rendición de los sublevados. ¿Es esto racional?

7) Con las últimas luces de esa jornada, las fuerzas leales abrieron fuego de artillería sobre instalaciones particulares, próximas a la intersección de rutas 14 y 20 (Gualeguaychú), donde se encontraban civiles que no fueron evacuados, ni advertidos del peligro al que estaban expuestos. De allí, lo dirigieron sobre las fuerzas sublevadas que, con banderas blancas, se movilizaban para efectivizar la rendición ya adelantada por radio, causándoles bajas entre sus efectivos. Declaraciones ante la Cámara Federal del mismo propietario del establecimiento afectado y de protagonistas de ambos sectores en pugna. ¿Es esto racional?

8) El 3 de diciembre de 1990, a las 4 de la mañana, las fuerzas que respondían al Cnl. SEINELDIN habían ocupado todos los objetivos. Se había producido una sola baja, un Oficial rebelde se había herido accidentalmente. A partir de este momento, quedaron a la espera de iniciar el diálogo con los mandos del Ejército. Esto sí era racional. Media hora más tarde, a órdenes del Cnl. DE LA CRUZ, triunfó la irracionalidad y la violencia.

VI- La Prensa Denuncia

¿Es esto “racional?” ¿Es una orden “moral o inmoral?”

El “carapintada” Baraldini sobre un tanque en Palermo

Se confirmó que Bonnet ordenó “escudo humano”

En la decimotercera audiencia del juicio oral y público que lleva a cabo la Cámara Federal a los “carapintadas”, declaró ayer el general de Brigada Héctor Gasquet, jefe de la X Brigada de Infantería con asiento en La Plata.

Gasquet confirmó que luego de haberse entregado los cabecillas que tomaron el Regim. I de Infantería “Patricios” el pasado 3 de Diciembre, ingresó –como informó este diario en su momento- a la unidad en un blindado en el que también iba el Cnl. Luis Baraldini, cabeza visible de los rebeldes en esa unidad militar de Palermo.

Dijo Gasquet que en el tanque (TAM) viajaban Baraldini, quien iba agachado y tomado del cañón, y él, “parado en el lugar del ametralladorista y con el torso afuera”.

La intención de llevar a Baraldini expuesto, era para que “en caso de que hubiera más rebeldes en la unidad, se aseguraban que el motín estaba dominado”.

La cuestión es si ese coronel viajó como un “escudo humano” fue el tema central de la declaración de Gasquet, quién observó que la orden en ese sentido fue impartida por el Teniente General Martín Bonnet...

ÁMBITO FINANCIERO, MAYO 1991.

CONCLUSIONES

1. Causa de los pronunciamientos: Los pronunciamientos militares desde 1987 hasta acá, fueron actos de resistencia a una política de destrucción de las F.F.A.A. instrumentada deliberadamente por el Poder Político. Así dijo el Fiscal del Consejo Supremo de las FFAA Gral Domínguez en su requisitoria del 18 de diciembre de 1990.

2. Falsedad de la imputación de Golpe de Estado. Con el objeto de poder justificar ante la población una represión sangrienta, el Poder Político y sus ejecutores militares mintieron siempre diciendo que los actos reinvidicatorios eran golpes de Estado antidemocráticos. Esta imputación es falsa. Así dijo la Excelentísima Cámara respecto del 3 de diciembre de 1990 al encarar la calificación legal del hecho y es así que en foja 2838 vta. Podemos leer: “ Fue promovido, gestado y ejecutado como un solo alzamiento bajo un único comando y con personal concertado para ejecutarlo reunido el mismo día y a la misma hora, mediante acciones coordinadas dirigidas al reemplazo del Jefe del Estado Mayor General del Ejército y a las autoridades inmediatas [...]”. Para terminar expresando en la foja 2842 vta. Sin dejar lugar a dudas: “ no [ha quedado acreditado] así, que se pretendiese un golpe de Estado...

3. El incumplimiento de los acuerdos y el esfuerzo por lograr la unidad del ejército. Con posterioridad a los hechos de Villa Martelli hubo acuerdos con la autoridad militar emergente Gral. Cáceres y con Menem. Con respecto al último de los acuerdos establecieron una eliminación de la política destructora del sistema de defensa y un cese de la persecución una eliminación de la política destructora del sistema de defensa y un cese de la persecución contra los oficiales y suboficiales que habían resistido la campaña de destrucción de las F.F.A.A. En cuanto a la política de defensa, Menem se comprometió a volver al principio constitucional de PROMOVER LA DEFENSA COMUN y lo prometido y acordado fue publicado en la revista Destino Histórico que dirige el Coronel Arnaldo Cortina en marzo de 1989, bajo el título “El pensamiento militar de Carlos Saúl Menem” y con firma de éste. Respecto de las causas y motivaciones del pronunciamiento, su relación con sucesos anteriores y la existencia de pactos no cumplidos con el poder político y militar, la Cámara Federal expresa a fojas 2048: “Su total o parcial incumplimiento, [se refiere a la “serie de pactos o acuerdos con el poder político y el generalato”en que concluyeron “los sucesivos alzamientos militares desde la Semana Santa de 1987” cuya real existencia fue comprobada por el Tribunal a partir de “la abundante prueba testifical producida –en algún caso avalada por prueba instrumental”] constituye sin duda la motivación básica de los hechos [...]”. Completando este concepto a fojas 2851 al decir: “a juicio de este Tribunal los episodios del 3 de diciembre son efectos de una misma causa. [...]”.

4. Ocupación incruenta y represión sangrienta. El 3 de diciembre de 1990 a las 2:30 de la mañana se ocuparon sin resistencia varias unidades del ejército en protesta por la reanudación de la política de destrucción de las F.F.A.A.A y el recrudecimiento de las persecuciones consecuentes. A las pocas horas se desencadenó una represión sangrienta e ilegal “a deguello”. Se mintió a la opinión pública diciendo que las muertes se habían producido en la ocupación cuando se produjeron todas en la represión. El derramamiento de sangre lo necesitaba el poder político para excluir la intimación previa de la justicia federal y poder eliminar a los acantonados. Los casos mas utilizados por la acción psicológica de la represión fueron los casos Pita y Pedernera, el Soldado Gómez y el Sgto. Verdes. Respecto de los hechos de Palermo los jueces expresan: “[...] Ha quedado acreditado que el intento de recuperación del cuartel de Palermo por el Coronel De La Cruz, dejó mucho que desear desde el punto de vista técnico y militar [...]” (foja 2854). Quizá uno de los puntos donde la acción psicológica de la represión y el Ministerio Fiscal pusieron mayor énfasis, fue en su ímprobo intento por demostrar la responsabilidad del Mayor Mercado en la muerte del Soldado Gómez, en Entre Ríos. Pese a su esfuerzo el fracaso fue total, ya que en punto 17° de la sentencia la Cámara Federal resuelve: “Absolver al Mayor ( R ) Pedro Edgardo Mercado de la acusación de homicidio calificado (art. 80, inc. 2 del Código Penal) en la persona del Soldado Javier Humberto Gómez. [...]”. Con respecto al Sargento Verdes perteneciente a las fuerzas que habían ocupado el edificio Libertador, fue asesinado alevosamente por francotiradores posiblemente desde el Ministerio de Defensa, cuando ya había depuesto su actitud. Los mismos francotiradores dispararon sobre los que habían depuesto su actitud los enfermeros y las ambulancias, y sobre los oficiales como el General Laiño y otros miembros de las fuerzas leales, en un último intento por producir una masacre con fines inconfesables. Quedo probado que los rebeldes rendidos salvaron con su cuerpo a algunos jefes leales. No quedó esclarecido todavía los nombres, elementos claves en la represión, pues la Cámaras juzgaba en esa circunstancia a los oficiales rebeldes.

5. La motivación de carácter idealista de los jefes procesados. Por último, referido a las actitudes personales de los jefes procesados, podemos leer a fojas 2871: “[...] Debe tenerse en claro que las conductas juzgadas han respondido en la inmensa mayoría de los casos a motivaciones de carácter idealista [...]”. Continuando a fojas 2873 con el siguiente concepto. “Resta todavía destacar que en la conducta de los oficiales cuyas penalidades pueden ser mensuradas [...] no advierto motivaciones de ventaja personal. La mayoría exhibe foja de servicio destacada, con calificaciones de primera línea; varios han servido con mérito superlativo en combate y algunos tenían, al 3 de diciembre de 1990 la posibilidad relevante de ser ascendidos”. Rectificando todo lo expresado en este documento, en contradicción absoluta con la imagen de “delincuentes y forajidos” que se ha tratado de forjar en torno a quienes participaron el 3 de diciembre en la Operación Virgen de Luján, a la mayoría de los jefes condenados, la Cámara Federal le consideró la prevista en el Código de Justicia Militar en el Art. 515 inc. 6°, que literalmente expresa: “Haber obrado por sentimientos de elevado valor moral o social” (foja 2863-2868).

“ Esta es la Verdad del 3 de Diciembre de 1990. Así lo dictaminaron los más Altos Tribunales de la Nación Argentina...”

NOTAS RELACIONADAS

 

     
     

Envía esta página a un amigo
Tu Nombre

Tu email

El email de tu amigo

Tus comentarios:

Recibir copia: 

Ingrese a nuestros canales de chat

Suscríbase a nuestra lista de correo

Participe en nuestros foros

 
   

Inicio » Volver a la página de inicioEnvíanos tus sugerencias

©Copyright 2002. Todos los derechos reservado